IRENE ZOTTOLA
BIO

XVIII EDICIÓN
26-28.NOVIEMBRE.2021

Irene Zottola

Como educadora social, Irene utiliza la fotografía como herramienta educativa con colectivos en situación de vulnerabilidad.

Como fotógrafa, explora de forma autodidacta los límites de la fotografía analógica para expresar su particular mundo donde aspectos como lo onírico, la naturaleza, la sexualidad e identidad están presentes en sus imágenes, acompañadas a menudo con texto. Se especializa en el uso de la emulsión líquida sobre distintos soportes, técnica cuyo proceso creativo original convierte cada pieza en única.

Miembro del colectivo Slow Photo junto al que aprende y experimenta, ha trabajado como asistente del fotoperiodista ganador del premio Putlizer Manu Brabo. Con experiencia en fotografía en las artes escénicas dentro del circuito Spain on Stage, en 2017 queda finalista a nivel internacional en el Rfotofolio Grant. Ha expuesto en galerías de Madrid, en el 15ºè Fòrum Fotogràfic en Can Basté y festivales como el analógico Revela-T , la NUU y ArtPhoto en Barcelona y Nuits Photographiques d’Essaouria, Marruecos. También ha publicado en revistas como She shoots film y editoriales como La Bella Varsovia.

Tras recibir la beca del Máster de foto de Autor en del Centro de Fotografía Contemporánea en 2019; en 2020 participó en la quinta edición de la plataforma Acción por el Arte, comisariada por Gloria Oyarzábal y en la exposición colectiva 20Artistas 20 Cuerpos en el Museo de Reproducciones de Bilbao.

Ganadora de la última edición de los premios Fotocanal ha publicado con Ediciones Anómalas su primer fotolibro: Ícaro.

Ha sido una de las 5 artistas seleccionadas para desarrollar el próximo otoño una residencia artística con un proyecto de fotografía participativa junto a Artegileak en Bilbao.

SINOPSIS "ICARO"

Para poder escapar del laberinto en el que los habían encerrado, Dédalo construyó para él y su hijo Ícaro unas alas Volando serían libres. El entusiasmo de Ícaro al levantar el vuelo hizo que se acercara demasiado al sol. El calor derritió la cera que unía las alas a su espalda y acabó precipitándose al mar, donde murió ahogado.

A lo largo de la historia se ha establecido una relación entre el ser humano y el cielo, entre el deseo de VOLAR y el significado tanto físico como simbólico que conlleva.

Se produce una dinámica de elementos contrarios y complementarios en el vuelo: lo eterno y ascendente frente a lo perecedero y descendente, la esperanza y angustia del acto de aprender a VOLAR y así elevarse o precipitarse contra el suelo: la vida y la muerte. Existe desesperación y desgaste frente al deseo e ilusión de VOLAR.

Mediante hojas de una enciclopedia encontrada en la calle, fragmentos intervenidos de una novela y copias elaboradas con emulsión líquida en el laboratorio, este proyecto establece un paralelismo entre el vuelo de las aves y del ser humano, así como su relación con el medio y recorrido vital.

Se desea VOLAR para ir de un sitio a otro, aunque muchas veces nos precipitamos al vacío como ÍCARO. Iniciar el vuelo, esa es la poesía.

Síguenos en las redes

#efotogijon2021